lunes, 14 de abril de 2014

HAMACA O TUMBONA.

Buenos días de lunes,
Uffff que malos son, eh? pero bueno, lo positivo es que esta semana es cortita y nos vamos de Pascuas, a disfrutar de los días santos, tú eliges, pueblo, playa o campo.
Llega el buen tiempo y con él nuestro hogar suele abrirse al exterior.A muchos os entran ganas de tener una hamaca para poder disfrutar del agradable balanceo y de la frescura de hacer la siesta en ella, ahora que tenemos tiempo para hacerla. Se puede instalar atada a dos paredes o al techo.
No obstante si no tenemos viabilidad de ello o no queremos arriesgarnos, siempre podemos optar por las típicas tumbonas.
Tipos de hamacas
Podríamos decir que hay de tres tipos:
Las hamacas colgantes son las que podríamos encontrar en cualquier playa paradisíaca, así que ¿por qué no instalarlas en nuestro jardín para disfrutar de su agradable balanceo mientras leemos un libro y nos tomamos una refrescante bebida? Hay que tener en cuenta que se necesitará un par de árboles o alguna pared para sujetarlas, aunque algunas ya vienen equipadas con su propio soporte.
Existen también otras de menor tamaño en las que simplemente nos podemos sentar en lugar de tumbarnos. En depende qué lugares estaría bien cubrirlas con unas mosquiteras para que los “bichitos” no nos melesten en nuestro momento de relax.
Las hamacas plegables o tumbonas son las típicas de piscineo y las podemos encontrar de muchos estilos, materiales y colores. Se pueden colocar en cualquier parte del jardín y lo ideal es combinarlas con unos cojines o almohadas a juego. La ventaja es que se pueden plegar y guardar en cualquier espacio cuando no se estén utilizando.
Las mecedoras o hamacas tipo columpio son las más grandes y aparatosas pero le darán un toque muy especial a nuestro espacio. Bastaría con colocar una o dos dependiendo de las dimensiones del jardín y de los otros elementos que queramos añadir.
Criterios de selección
A la hora de escoger unas u otras, habrá que tener en cuenta el uso que le queramos dar. Todas son bastante cómodas en general pero no todas valen para el mismo momento. Por ejemplo, si lo que buscamos es tomar el sol nos convendría más recurrir a las plegables, pero si preferimos un suave balanceo que nos ayude a relajarnos, será mejor optar por una colgante. Lo ideal, y si la superficie de nuestro jardín o terraza lo permite, es combinar varias de ellas y así poder satisfacer las necesidades de cada momento.

Quién  no se perdería en un solarium de un ático????? Yo síiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii y por supuesto optaría por una de diseño.

Os pongo fotitos como siempre, espero que os guste la selección.
Felices fiestas!!!!