sábado, 28 de abril de 2012

EL VESTIDOR

Para los amantes de la decoración y la moda tener un vestidor en casa es un sueño y diseñarlo puede ser muy difícil si uno no ha tenido uno antes. La idea es aprovechar el espacio que se tenga, por pequeño que sea, y hacerlo funcional.

Para empezar, puedes instalar tu vestuario de diferentes formas: puedes colocarlo en un pasillo o vestíbulo, en la esquina de un dormitorio o baño, con un par de barras. Puedes escindirlo de un cuarto mediante cortinas, biombos, puertas correderas o pladur.

Los más afortunados pueden ubicarlo en un cuarto aparte o sacarle provecho a un trastero. En cualquier caso, hoy en días, lo que se pide es diseño, (por encima del espacio)
Para diseñar tu vestidor debes pensar en el esqueleto y luego cubrirlo. “Existen tipos de distribuciones repetitivas, como puede ser parte alta y baja completa de accesorio para cuelgue de ropa y contemplar módulos laterales para los llamados complementos”. Pero lo mejor de este 'mueble' es que será único y personal.

Ante todo no habrá nada que hacer sin un buen perchero. De esta manera la ropa colocada con esmero puede quedar al aire.

La tendencia en vestidores es pedir cada vez modelos más anchos, según nuestros expertos, pero aún así, debes contar con un fondo de armario mínimo de 55 cm y una anchura de 90 cm. Es más cómodo ordenar de derecha a izquierda, aunque sino siempre se puede disponer en varias líneas de atrás hacia delante.

Todo debe ser combinado con agilidad en alturas y tamaños. De hecho una de las mejores opciones aprovecha toda la altura del cuarto, incluso por encima y debajo de los colgadores. Lo aconsejable es que la altura máxima sea de 1,80 m y, en cualquier caso, tanto a esta como a niveles superiores, se dediquen a prendas de poco uso o de otras temporadas.

Lo que configura un buen vestidor son” el valor decorativo, la practicidad y el buen acceso a toda la distribución”. Esta se hará por medio de cajones, estanterías y baldas.

No se debe ordenar sin ellos y, además, se suelen dejar al aire. Los primeros son más efectivos para las cosas pequeñas. Si quieres cerrar los compartimentos sin poner puertas, puedes usar cajas, más sencillas o lujosas.

Por suerte, hay elementos abatibles que permitirán el ahorro de espacio, como los pantaloneros, los zapateros que van escondidos, o incluso pequeñas tablas de planchar para vestir impecable. También pueden serlo los bancos para sentarse al vestirse. Si el espacio es grande las opciones son ilimitadas, aunque bastará con una banqueta. Para un conjunto genial se puede poner una alfombra mullida
El deseo general es que la luz sea natural, pero esto no siempre es posible y habrá que acondicionar focos adecuados: dispón varios, que estén cerca entre sí, dirigidos hacia la ropa, y evita las sombras.

Aprovecha las esquinas para poner los percheros y pantaloneros o coloca un espejo de pie, (que también se puede poner en una de armario): es útil y agranda el vestidor. No obstante, para lograr espacio, no hay que cerrar el vestidor con ninguna puerta y si se hace que estas sean correderas o plegables.

Para reforzar, esa sensación usa muebles en blancos o colores suaves que aligerará el complejo. El material más apreciado es la madera, en calidades nobles, pero, “la melamina combinada con aluminio, telas, papel decorativo e, incluso la piel, toman cada vez más posición en el interior del vestidor”.

No lo pienses más: tú vestidor ideal puede estar más cerca de lo que crees.


miércoles, 4 de abril de 2012

SER UN GRAN ANFITRION EN TU MORADA

Nunca has imaginado como organizar un gran evento en tu casa convirtiendote en el mejor de los anfitriones? Quieres que te demos ideas? tus invitados se fijaran hasta en el detalle más minimo que se te ocurra. Quizá algo de protocolo nos sea interesante.
Recibir y saludar
Los anfitriones se situarán en la puerta para saludar a quienes lleguen. No deben estar más de 30 minutos en este quehacer.
Los caballeros serán presentados a las señoras; y los más jóvenes a los de mayor edad.
A las damas se les debe hacer el ademán de besarles la mano cuando la extienda (besamanos). Sólo si es en un lugar cerrado.
Si hay escaleras, los caballeros subirán primero y, después,las señoras.
Eso sí, si la reunión es más informal puedes ahorrarte tanta rigidez.
Consejos:
1 Utiliza la máxima cortesía. Recibe a todos tus invitados en el hall de entrada y presenta a todo el mundo.
2 Intenta que tus comensales se encuentren a gusto.
3 Cuida la decoración de tu casa y los elementos de la mesa donde se vaya a celebrar la comida. Decora el salón donde después se tomará el café o la copa.
4 A la hora de confeccionar la lista de invitados, ten en cuenta que éstos compartan aficiones y evita a los que puedan llevarse mal.
5 El anfitrión deberá estar pendiente de cualquier incidencia que se produzca y procurará solventarla sin que los invitados la presencien.
6 A la hora de confeccionar
el menú hay que elegir alimentos de época o cocina clásica. No es el momento de experimentar platos nuevos.
7 Los anfitriones deben habilitar un ropero para colgar las prendas de abrigo. No los amontones en la cama.
8 Ofrece si quieren repetir un plato, pero no insistas. El invitado podría sentirse obligado.
9 Si no se dispone de personal de servicio, los anfitriones, ayudados por un carrito, servirán los platos a los invitados. Este sistema se conoce como ‘servicio de gueridón’. También se puede pasar la fuente por la izquierda para que el invitado se sirva.
10 El anfitrión debe controlar los temas de conversación para que ninguno de los invitados se pueda molestar.