sábado, 1 de junio de 2013

ELECCIÓN DE ALFOMBRAS DECORATIVAS.

Las alfombras son uno de los accesorios al que mayor partido le puedes sacar en la casa. Tienen múltiples efectos dependiendo de dónde y cómo las pongas. Además, las formas o colores que tengan crearán unos ambientes u otros.
Deberás tener en cuenta una serie de reglas si quieres conseguir el efecto deseado en la estancia adecuada. Si tienes mascotas en casa, desecha esta idea, ya que se llenará de pelo, pero si no tienes y quieres decorar con este tipo de accesorio, ponte manos a la obra.
Si tienes la idea de dividir una habitación, te puedes ayudar con un par de alfombras. Es sencillo, sólo tienes que colocarlas de distinto color para diferenciar las zonas.
Si a uno de los espacios quieres darle una mayor relevancia, escoge una alfombra de mayor tamaño que la otra para éste.
Pero si lo que quieres es que este accesorio sea el punto de atención de la habitación, entonces compra una que tenga un diseño en el centro.
En cuanto a los colores que debes escoger, fíjate primero en cómo son tus paredes. Si éstas tienen algún tipo de estampado lo mejor es que la alfombra carezca de él
Una de color liso de alguno de los tonos que tiene la pared, quedará perfecta. Si en cambio, los revestimientos de tu casa son lisos, apuesta por una alfombra con algún tipo de estampado atrevido
Si predominan los colores neutros en tu hogar, atrévete con una moqueta de color azul eléctrico, rojo o cualquiera que pueda destacar.
Puedes combinar, de todas formas, tapices estampados y lisos en el mismo ambiente, siempre y cuando combinen correctamente.
Respecto a la fusión de muebles y alfombras, tienes que tener en cuenta unos aspectos para que no quede feo.
Nunca pongas un tapiz en el que no entren las patas o esquinas del mueble que tiene encima
Si la moqueta está debajo de un mueble empotrado a la pared, entonces podrán quedar fuera las patas traseras, que no se ven.
¿Tienes al alfombras puestas en tu casa durante todo el año?